Por que no hay una combinación más ganadora que la comodidad y la sensualidad.